martes, 16 de septiembre de 2008

¿Y TU QUE SABES?

Estoy leyendo un libro que pone mis neuronas a mil revoluciones. No sabria explicaros de que va, pero quiero compartir el principio con vosotros. Espero ansiosa las respuestas.

Digamos que una nave espacial aterriza cerca de ti y dentro se encuentra el Libro de la Sabiduria Universal. Puedes hacerle una sola pregunta, ¿cual seria?.
Puede parecer un poco tonto, pero vale la pena el esfuerzo. Piensa durante un minuto. Puede ser cualquier cosa.
Ahora vamos a pensar que el libro se siente infrautilizado y te regala otra pregunta. Piensa algo que te despierte curiosidad. Podria ser si Elvis esta vivo, o donde has dejado las llaves del coche. Algo que simplemente te resulte atractivo.
A estas alturas el libro se siente un poco debil. Llego a ser el Libro de la Sabiduria Universal haciendo preguntas a todo el mundo y obteniendo respuestas reales. De modo que la pregunta para ti (cuya respuesta sera añadida al libro) seria:
¿Que es lo unico que sabes con seguridad?


La mayoria de los grandes descubrimientos y revelaciones que valoramos han surgido de hacer preguntas. Las cosas que estudiamos en el colegio, las respuestas, eran el resultado de las preguntas.Las preguntas nos abren la mente a lo que no sabiamos. y en realidad constituyen la unica forma de llegar al otro lado de lo desconocido.
Asi que, ¿por que no hacerse grandes preguntas?. Porque abre la puerta al caos, a lo desconocido y a lo impredecible. En el momento en que te haces una pregunta de la que realmente no sabes la respuesta, te abres un camino de infinitas posibilidades. ¿Estas dispuesto a recibir una respuesta que puede no gustarte o con la que puedes no estar de acuerdo?, ¿que pasa si te hace sentir mal y te saca de la zona confortable y segura que te has construido?, ¿¡Que pasa si la respuesta no es la que quieres oir!?.

A la mayoria de nosotros nos hace falta una gran crisis para hacernos una gran pregunta: una enfermedad que amenaza nuestras vidas, la muerte de alguien cercano, el fracaso en el trabajo o en el matrimonio. En esos momentos las preguntas bullen como lava caliente en la profundidad de nuestro ser ¿Por que yo?, ¿por que el?, ¿que he hecho mal?, ¿vale la pena seguir viviendo asi?, ...
Si pudiesemos armarnos de la misma clase de pasion para hacernos una pregunta ahora, cuando no existe una crisis inminente, ¿quien sabe lo que podria pasar?

Hacernos una gran pregunta puede crear nuevas formas de vivir en este mundo. Puede ser un catalizador para la transformacion.




Pues nada, a pensar (o a llamarme chiflada si lo estimais oportuno ;) )

14 comentarios:

Rogorn dijo...

Argentinada, es lo que me parece, jeje.

No, en serio: quitando cosas como lo de si Elvis está vivo o cuál era la verdadera historia de Jesús de Nazaret, que podrían responderse con facilidad y objetividad si se supieran, hay cosas que jamás se sabrán porque la pregunta es eternamente reinterpretable. Por ejemplo: '¿cómo se consigue la felicidad?', que depende de cómo definas 'felicidad'. O cómo de bueno es Fernando Alonso, que depende del coche que le pongan.

Así pues, creo que no dependemos tanto de hacernos preguntas, sino de explorar todas las respuestas, aunque no lleven pregunta incorporada.

Igual puedo escribir un libro sobre eso, jeje.

Anónimo dijo...

Buenitas:
Pos yo preguntas asi me las hago siempre todos los dias, para saber si las decisiones que voy a tomar son buenas.Pero nunca nadie me da las respuestas.
Que timo.
Pero si nos hacemos muchas muchas preguntitas creo que no conseguiremos avanzar.

Guaja dijo...

Ro, me ha encantado tu respuesta. Gracias.

Hola Sr Flanders, es un placer tenerle por aqui. ;)

Anónimo dijo...

Carambas.

bowman dijo...

Carambas

Salem6669-Satori6669 dijo...

Pues yo
( a pesar de que rogorn diga que depende de cómo se defina,
pienso que aceptaría lo que es universalmente aceptado como Ser Feliz ;o) )
le preguntaría ¿Cúal es la manera de conseguir la Felicidad?,
aunque estoy casi seguro de que el libro me respondería ipso facto con una Sonrisa.

Así que vos teneis la llave para seguí haciendonos Felices ;o)
Besinos

Lenka dijo...

Uy, hacerse preguntas!!! Eso es lo mío. Hasta tengo una sección en el blog que se llama "Preguntando al Espejo", que, por si no quedaba clara la SUTIL metáfora, significa "preguntarse a uno mismo" ;-)

Eso es lo que hago casi todo el tiempo. Preguntarle al espejo y hacerme autopsias. Y hacérselas a otros, desde luego, con la simple intención de conocerles. O por pasar el rato. Por jugar a adivinar los por qués. Como mero entretenimiento, porque, incluso cuando crees haber descubierto la razón del otro... lo mismo nada que ver. Lo mismo ni el otro sabe la razón. O a lo mejor no se la ha preguntado. O... Jejejeje, el tema es infinito. Preguntas sobre nosotros, sobre el mundo, sobre la vida.

Coincido con Ro, yo nunca preguntaría eso. Mi felicidad, seguramente, no tiene nada que ver con la de mi hermano. La respuesta no serviría. Y no quisiera saber cómo conseguir MI felicidad. Antes preguntaría por la de muchas otras personas. Pero tampoco. Porque creo que es labor de cada cual encontrar la suya, y quienes les acompañamos somos comparsas para regalarle detalles, momentos, palabras o sonrisas que le ayuden a acercarse un poco más.

Yo preguntaría si realmente todo esto, la vida, la colectiva y la de cada uno, tiene algún sentido. No cuál es. Sólo si lo tiene. Porque un simple "no" o un simple "sí" me servirían. Cualquier respuesta, afirmativa o negativa, sería un alivio y un consuelo. A partir de ahí, seguro que lo vería todo distinto.

(Chata, no sé cuál se las dos estará más loca!!!!)

Anónimo dijo...

Mi niña, no es malo hacerse preguntas, pero has de estar preparada para no recibir respuestas;
debes prepararte para que en ocasiones esas respuestas no sean las que desearías oir
Has de saber que hay muchas almas con más y mayores tormentos que esos que acabo de conocer de ti...
y que siguen adelante, no porque hayan encontrado respuestas a sus atormentadas preguntas, sino porque NO LES QUEDA OTRA.

Perdidos mis padres y hermano hace un año en la carretera, con treinta y dos años y sólo preguntas en mi "mochila", he decidido seguir adelante, magullado y triste, desesperado a veces, por supuesto, cómo no,...

Te lanzo mi pregunta:

es justo que tú, con tus tormentos, te quejes?

No, lo mio es peor...

Es justo que yo atormente mi existir?

No, mi niña, hay muchos otros mucho peor que yo...

Mi propuesta es q la vez un compromiso: no nos quejemos tanto, centremos esa energía en llevar un poco de sosiego, una simple sonrisa, a aquellos que aún lo necesitan más que tú, más que yo...

Bonito blog, también bonito -intuyo- tu interior

Guaja dijo...

Gracias a todos por las respuestas.

ANONIMO, voy por partes, que me lio:
No encuentro ni una sola queja mia en esta entrada.

No dudo que hay almas con tormentos mucho peores que los mios, pero tienen una particularidad (que puede sonar egoista): no son los mios.

No entiendo muy bien por que haces referencia a la gravedad de mis tormentos, cuando ni siquiera los he mencionado en esta entrada.

Enhorabuena por decidir tirar para adelante despues de lo de tu familia.

Respecto a tu pregunta sobre lo justo de mis quejas ... por donde empezar?
Es justo lo que le paso a tu familia?, ¿es justo que vaya a perder la movilidad del cuello, ¿es justo que perdamos a nuestros seres queridos? ... no es justo, simplemente pasa, y tengo que quejarme para ir asumiendo. Y este blog es mi rincon de la queja particular. Aqui escribo todo lo que no exteriorizo en el dia a dia.

¿Sabes?, no acabo de encontrar relacion entre lo justo de una queja y la gravedad de la queja del de al lado. Evidentemente no voy a quejarme de que se me rompio una uña delante de alguien que tiene un problema serio, pero no por justicia, si no por consideracion.

Imagino que no nos conocemos, si no sabrias que no me quejo tanto, solo aqui, en mi escondite. Y que ya centro mi energia en eso, pero no solo a los que lo necesitan mas que yo, me resulta imposible "medir" ese tipo de necesidades.

Bueno, coo ves no estoy muy de acuerdo con lo que me escribiste, pero estoy encantada de que te hayas pasado por aqui. (Aunque no te lo creas, y a mi se me olvide a veces, soy una Coelhista de cuidado) ;)

Anónimo dijo...

Como que se queja??? ella dice, lo que le pasa. Que no es lo mismo.
Pocas veces la oiste quejarse, ahora empieza un poco y con razon. Quien es nadie para decidir por que esta bien quejarse??? Cada uno somos un mundo.
A todos nos pasan desgracias y por ello nos quejamos,logicamente unas mas fuertes que otras,pero al fin y al cabo desgracias.

QUEJARSE NUNCA ES MALO, SIEMPRE QUE NO SE ABUSE DE ELLO.

BESITOS.

Lenka dijo...

Querido anónimo, voy a aclararte algo, si me lo permites.

Guaja NO se queja. No se queja JAMÁS. Te lo dice una persona que la conoce hace unos quince años y que querría poder lucir en su mejor día la sonrisa que esta chica es capaz de regalar en el peor de los suyos. Así que, teniendo en cuenta que no la conoces de nada, me parece muy aventurado por tu parte juzgar si se queja o no, y lo que es peor, si tiene derecho a ello. Porque derecho tenemos todos.

Ejemplo: hoy mismo me he quedado sin trabajo. Y me quejo lo que me da la real gana. Y lo siento más por la compañera embarazada, o por el compañero con el niño de seis meses, y trato de ver el lado positivo, y saldré adelante. No se acaba el mundo. Pero me quejo, sí. A lo mejor soy infantil y egoísta, y quizá debería pensar en los niños congoleños, pero me quejo porque es mi vida y mi pequeño drama de hoy, y me da la real gana de quejarme, cabrearme y desahogarme, aunque sólo sea para liberar lastre y salir mañana hacia el inem más ligerita.

Respecto a Guaja, que es el tema que nos ocupa, no sólo NO se queja JAMÁS (y tiene motivos, como todo el mundo, te parezcan mejores o peores que los tuyos) sino que NO se queja en esta entrada. Dónde has visto una queja en su entrada? Está hablando de un libro que le tiene sorbido el seso, sin más. De un libro que le hace pensar y hacerse preguntas. Y hacerse preguntas es la base de la curiosidad humana, del avance, del cambio, del descubrimiento. Tengan o no respuesta (y Guaja, y yo, y cualquiera con dos dedos de frente sabemos que NO todo tiene respuesta, nuestra ingenuidad no es tanta como para cegarnos hasta ese punto), que casi es lo de menos. No siempre nos hacemos preguntas esperando una respuesta. El mero placer de jugar, experimentar, plantear hipótesis, ponerse en la piel de otros, imaginar... todo eso es innato en el ser humano, salvo que se tengan las inquietudes (morales, espirituales, científicas, filosóficas o equis) de una ameba. Y mi amiga no es una ameba. Es una persona activa, curiosa, inteligente y sabia, y por eso se hace preguntas y disfruta con ellas, incluso cuando no tienen respuesta o tienen una que no le agrada descubir.

Así es que te agradecería varias cosas. Por un lado que no confundas la inquietud intelectual con el victimismo (no sé de dónde te has sacado semejante relación). Por otro lado, que no juzgues a una persona que no conoces leyendo cuatro frases en un blog (máxime cuando no son ni suyas, ha dejado claro que son de un libro). Y, para terminar, que no seas tan osado a la hora de juzgar los males ajenos, cómo afectan a la gente y su derecho a lamentarse, enfadarse, deprimirse o dar palmas. Porque, repito, en esta entrada nadie se queja. Pero si mañana Guaja lo hiciera, ni tú ni nadie tendrías el menor derecho a enmendarle la plana.

Salem6669-Satori6669 dijo...

Amén a todo lo que le habéis dicho al anónimo.
Y dado que lo habéis explicado perfectamente yo sólo diré un par de cosinas:

Primero.-
La sonrisa la necesitamos todos,
los más necesitados necesitarán más pero en el fondo todos necesitamos sonreir y es un placer que exista gente como la dueña de este blog que es capaz de transmitir Felicidad con sus sonrisas.

Segundo.-
El hecho de que una desgracia sea mayor que otra no implica que la de "menor entidad" no deba ser admitida como tal,
aparte de que Siempre habrá alguien peor,
la única diferencia es que como es lógico lo que te afecta a ti te duele más que lo que sabes " de oídas",
por lo tanto creo que tan justo y legítimo es que se queje el que tenga la desgracia de perder a sus seres queridos como quien tiene tormentos o incluso quien se rompe una uña,
la cuestión es seguir hacia adelante,
y es ahí donde está claro que hay diferencia,
pero aún así tampoco me atrevería a catalogar si es más fácil seguir adelante para unos u otros( obviamente aqui ya no incluyo lo de romperse una uña,
aunque pueda ser un dramón para según quien ;o) )

Anónimo dijo...

Buen viaje, enojona...

Siento mucho no haberme expresado como hubiese deseado en mi primera visita, no quise que lo interpretases como crítica personal, pero puede que mis propios tormentos me jugasen una mala pasada.

Espero sepas disculparme.

Me reitero: bonito blog... y brava mina

Guaja dijo...

No hay nada que disculpar, y menos si dices que tal vez haya sido un malentendido.

Un saludo!