lunes, 19 de noviembre de 2007

A VECES EL PASADO ...



A veces el pasado se empeña en asomar la cabeza, y el presente se lo permite como si de un viejo amigo se tratase. Esta vez era un viejo amigo, un viejo hermano, un viejo amante.
Fue la persona con la que mas cosas aprendi de mi misma, descubri que sabia mentir, que sonreir con la mirada era lo mas facil y sincero del mundo, que una caricia nos puede hacer llorar, que un coche se puede transformar en todo un universo, y un beso a escondidas en lo mas magico del mundo.

Tambien aprendi a dar el famoso paso, el que nos lleva del amor al odio en un instante, a sentir tanto rencor como nunca me crei capaz de albergar.

Y ya estaba casi curada, solo la cicatriz escocia de vez en cuando, pero el pasado es traidor, y siempre vuelve. Ni siquiera fui capaz de mirarle a los ojos, porque en el fondo tenia panico, un miedo atroz a que mis ojos sonriesen de nuevo.

Y vuelven las dudas, a estas alturas, cuando ya no importa. No se si el fue un tremendo error en mi vida, o si simplemente salio mal, ya sabeis, la jodida mala suerte.

No puedo negaros que a veces echo en falta esa magia que habiamos construido.

4 comentarios:

Lenka dijo...

No te creeríamos si lo negases.

;-)

Todo vuelve. Con un encuentro, un tropiezo, una foto perdida en un cajón o incluso con una caldera cantando. Siempre vuelve todo. A veces duele, a veces nos hace sonreír, a veces nos da igual. Tú decides la manera de recibir al pasado.

Besos!!!

Alberich dijo...

Esto es un ciclo.
De ti depende en que sentido giren las agujas...y eso,te lo aseguro,no es nada facil.

un super abrazo.

Cristina dijo...

Pues si, todo vuelve, incluso recordando palabras, gestos. No es cuestión de olvidar Lore. Ya verás como al final consigues que esas cosas no te afecten.
Muchos besos.

Eli dijo...

Todo el mundo debería saber conservar su pasado: abonarlo, guardarlo con avaricia de coleccionista...y no tratar de evitarlo cuando quiera asomar de nuevo.
Hasta las cicatrices nos enseñan algo.